Una empresa que necesita buenas maquinas para funcionar

Con la caída del ladrillo fueron muchas las empresas de construcción que se fueron al traste, la verdad que un montón de profesionales tuvieron que dejar lo que más le gustaba y lo que les daba de comer porque con la crisis todo estaba parado y fueron los primeros en caer. Hoy en día parece que hay otro tipo de previsiones y las cosas han cambiado mucho, creo que ha llegado la hora de sacar este país adelante y la mejor forma es de que los españoles trabajemos seamos emprendedores y empecemos a demostrar que podemos seguir siendo los que éramos. En nuestro caso y digo en el nuestro porque somos cuatro socios, queremos montar una empresa de construcción, estamos interesados en hacer viviendas a las que pueda acceder cualquier persona, tanto con derecho a compra como en régimen de alquiler. Son muchas las personas necesitadas y la junta de comunidades tiene pisos cerrados a cal y canto que no dan por no gastar en arreglar y entregar en perfectas condiciones, prefieren guardar el dinero o gastárselo en otro tipo de cosas menos importantes, pero desde luego es un tema en el que hoy no voy a entrar.

Pues bien ya tenemos todos los permisos la cuadrilla formada, la oficina pero creo que nos falta lo más importante que son las máquinas de construcción, ya que sin ellas difícilmente vamos a poder trabajar. El problema es que estamos pensando comprarlas nuevas, pero la idea nos tira mucho para atrás ya que es una inversión mucho más grande y tenemos miedo a quedarnos en el camino, con una trampa mucho más grande. Por eso estamos pensando en buscarlas de segunda mano, nos han hablado de desguaces casquero que al parecer comercializa con este tipo de máquinas de segunda mano y las tiene en muy buen estado. Evidentemente el precio es muy inferior al de las nuevas y de momento la verdad que nos apañan, mañana iremos a echar un vistazo que aunque podemos verlas a través de su página web no es lo mismo que ir en persona.

La verdad que estamos muy nerviosos, porque estamos arriesgando no solo dinero sino toda la ilusión que tenemos, espero que todo salga bien y pronto podamos vender los pisos y empezar a ver los beneficios por algún lado, y continuar con el legado durante muchos años más.