Porque y cuando cambiar el motor de un coche

A veces hay que prestarles atención a las señales, de hecho ellas son las que nos indican que algo va mal, sobre todo en lo que a coches se refiere, estando alerta podemos saber si el coche necesita algo.

A veces es más sentido común que otra cosa saber detectar cuando al coche le pasa algo. A veces basta con saber interpretar lo que tenemos alrededor para poder discernir en la oscuridad y ver con claridad que algo pasa y que no es nada bueno.
¿Las señales? Pues pueden ser muchas. Un coche al que le cuesta arrancar es la viva imagen de un coche con problemas, si, así de sencillo, los coches arrancan a la primera, si tienes que intentarlo varias veces, si arranca y se apaga con la misma facilidad, si no consigues que el motor lleve un ritmo acompasado, esa es la mejor señal que te vas a encontrar, algún problema afecta a tu coche que hace que no funcione con normalidad.

También puede pasa que arrancar, arranque, pero que al llegar a una cuesta veas que va mas rápido la abuelita con el carro de la compra que tú en tu coche, otra señal de que algo no va bien. Ante este panorama lo mejor es poner las cartas sobre la mesa y hacer un examen exhaustivo de la situación para poder saber cuál es la mejor solución para el problema.

No suele pasar mucho pero a veces la solución pasa por el cambio del motor por lo que hay que ponerse en contacto con desguaces de motores para comprobar que podemos hacer lo que necesitamos hacer que no es ni más ni menos que cambiar el motor a nuestro viejo coche. Quizás algunos opinen que cuando un coche pierde el motor lo mejor que se puede hacer es venderlo al desguace para piezas ya que es una herida mortal. Por fortuna quedamos los que creemos que todo se merece otra oportunidad y sopesamos la idea de cambiar el motor para dar una larga vida a nuestro coche. Ya sea por lealtad, por cariño o porque no nos queda otra, pero funciona, el reemplazo de un motor por otro de las mismas características es algo que cada vez se hace más y que se ha demostrado que es una buena preparación para los coches de las persona que no quieren deshacerse de sus vehículos.