¿Merece la pena pagar por los muebles a medida?

Comprar muebles a medida o muebles realizados en serie es una decisión complicada y que requiere tener en cuenta diferentes circunstancias. Para ayudar a decantarse por una o por otra opción hay que ver los puntos en contra y los puntos a favor de cada una de las alternativas.

Puntos en contra de los muebles a medida

Seguramente, el principal inconveniente de los muebles a medida está en que al ser diseñados para un espacio muy concreto lo normal es que no encajen en ningún otro sitio. Por eso, si más adelante se quiere cambiar la decoración de la habitación en la que está el mueble, este tendrá que respetarse como si fuera un factor estructural, es decir, una puerta o una ventana.

Otro de los inconvenientes de los muebles a medida es su precio. A tratarse de un diseño único realizado por un profesional el precio va a ser sensiblemente mayor que el de un mueble estándar realizado en los mismos materiales. Evidentemente, la exclusividad y el trabajo manual, tienen un precio.

Puntos a favor de los muebles a medida

La principal razón por la que se solicitan mueble a medida es porque el espacio en el que van a ir situados tiene unas características que hacen complicado acoplar un mueble estándar. Por ejemplo, huecos con diferentes alturas. También porque se quiera aprovechar el hueco al máximo con un mueble que llegue hasta el techo o que cumpla con varias funciones en una.

En este sentido, los muebles a medida cumplen perfectamente con estas expectativas, lográndose un trabajo único que se adapta perfectamente al lugar en el que va a ir situado y también a las funciones que se desea que desempeñen.

Otro de los motivos para hacer un mueble a medida es conseguir algo personal y diferente. A veces, se tiene en la cabeza una idea clara de qué se desea, pero no es fácil encontrar en el mercado algo que se adapte a esa idea. Al encargarlo a un profesional, este nos hará exactamente lo que queremos, siempre que sea factible con los materiales solicitados.

Así, podremos tener una casa a medida, tal y como nos gusta y, además, un mueble que nadie más va a tener en su hogar y que convertirá a nuestra casa en un espacio diferente, con una decoración personalizada al máximo y que reflejará nuestra personalidad.