blogindieo.com

Los mejores consejos para hacer una cerveza artesanal de alta calidad

 

Si estás pensando en hacer por primera vez cerveza artesanal, hay algunos consejos que quizás necesites antes de comenzar. La preparación y cocción de la cerveza artesanal es todo un arte que se apoya en las ciencias duras con un gran peso. Si estás interesado en aprender a hacer cerveza, te recomendamos el siguiente link a una página que tiene toda la información de referencia.

En nuestro país la cerveza es una de las bebidas ligeramente alcohólicas más requeridas debido a su agradable sabor, y su gran variedad de colores. La cerveza es el resultado de la transformación de azúcar en almidón que contienen los granos de cereales transformados en alcohol. Preparar cerveza es hacer magia con una gran variedad de ingredientes compelidos en perfecta armonía.

 

En el mercado hay más de cientos de variedades y marcas de cervezas distintas, pareciera que en el mundo de la cerveza todo está inventado. Pero armar tu propia cerveza artesanal te abre uno de los caminos más interesantes que hay para recorrer en este mundo cervecero. Así que comenzá con los preparativos, y adentrate a conocer un camino de ida a la creación de tu propia cerveza.

Para poder elaborar cerveza artesanal hay una serie de factores y consejos que hay que tener en cuenta. Una buena cerveza artesanal puede estropearse muy fácilmente si no tomas las medidas necesarias para que eso no pase. Así que acá queremos ofrecerte algunos consejos para que cuando termines tu primera cerveza, no te lleves ninguna sorpresa desagradable en el camino.

La temperatura de la cerveza

A la hora de guardar tu cerveza, o almacenarla en grandes cantidades es muy importante que jamás las guardes a temperatura ambiente. La cerveza artesanal es un producto que sigue vivo desde sus inicios hasta su consumo, el cual es afectado fuertemente por temperaturas altas. Con temperaturas altas nos referimos a temperaturas de más de 12ºC.

¿Dejarías un pedazo de carne recién comprado, o un pollo por varios días en el ambiente con el calor que hace? Yo creo que no, y la cerveza sin pasteurizar merece el mismo trato que la carne, o cualquier elemento que requiera bajas temperaturas. Es muy sencillo estropear una cerveza, los golpes de calor ocurren a menudo cuando se la deja a temperatura ambiente.

 

El amargor y el aroma del lúpulo desaparece rápidamente gracias a los efectos del calor y de la luz. Cervezas con un alto marcado carácter de lúpulo sufrirán terriblemente en ambientes mayores a los 12ºC. Por lo que, a menos que sea para consumirla, una IPA jamás debe estar fuera de la heladera, bajo ningún concepto. Si no tenés espacio, es mejor que sepas ordenar tus prioridades.

Para las cervezas que requieren un envejecimiento prolongado, como la Imperial Stout, Barely Wine, o Belgian Strong, se requiere un trato bastante específico. La temperatura ideal a mantener es tan baja, que de ser posible deberías de destinar una heladera solo para ellas. Otra buena idea, solo si tenés el espacio y el dinero, es gestionarte tu propia cava para tus preciosas joyas.

La luz, un factor a tener en cuenta

Quizás escuchaste alguna vez hablar sobre nunca dejar tu cerveza al sol, o que la cerveza caliente sabe extremadamente horrible. Esto no se debe a que el sabor “natural” de la cerveza sea tener un gusto desagradable. Sino que es principalmente por reglas termodinámicas y biológicas que entran en el proceso de producción de la cerveza artesanal. ¿Querés hacer una pequeña prueba?

 

Para comprobarlo, te proponemos realizar un pequeño experimento comprando dos cervezas artesanales idénticas, del precio que desees. La primera botella dejala unas cuantas horas con el rayo del sol enfocándolo de lleno. Mientras que la otra, por otro lado, guardala en donde acostumbres a almacenar tu cerveza, puede ser la heladera, o un lugar sin mucha humedad.

Una vez pasadas unas horas, comprobarás que la cerveza que estuvo al sol adquirió un gusto extremadamente desagradable. Esto es debido a la acción que tiene la luz por sobre el lúpulo, ocasionando un sabor que los expertos denominan “sabor a zorrino”. La cerveza debe ser bien cuidada y embazada hasta el momento de abrirla y disfrutarla solo o con amigos.

Un par de consejos más…

Un buen consejo que no podemos dejar de darte por más que resulte obvio es que compres siempre ingredientes frescos y de buena calidad. Parecería una tontería, pero mucha gente se encuentra dispuesta a regatear en vez de llevar los mejores productos que puedan conseguir. Una buena cerveza depende un 50% de sus ingredientes, y otro 50% de su cocción.

Otro consejo que podemos darte es que esterilices siempre tu material antes de comenzar con la elaboración de tu bebida. Si no está debidamente desinfectado es muy probable que tu cerveza se termine arruinando gracias a la contaminación. E incluso es mucho más probable que las bacterias arruinen tu producto mucho antes de la fermentación.

Si estás buscando una cerveza fácil de hacer, una de las más comunes es la Porter, una IPA, o una Pale Ale, según tus gustos. Esto se debe a que gracias al tipo de agua que hay en Buenos Aires es difícil hacer una buena cerveza dorada. Mientras que las cervezas con maltas especiales se suelen acomodar muy bien al rango óptimo del mash, minimizando los riesgos de creación.